Número actual

Número actual

¡Versión Digital Disponible!

portadaenviromarzoabril2020

SUMARIO

EN PORTADA:  DOPPSTADT Y HJM; RE-EVOLUCIONANDO LA TRITURACIÓN

 

GESTIÓN DE RESIDUOS

Reciclaje de plásticos: de la preocupación a la acción.

Un 73% del aceite usado regenerado: El impulso de SIGAUS a la economía circular en 2019.

La gestión de los residuos plásticos en la agricultura, un problema cada vez más visible.

Nuevos pasos para acelerar la economía circular de los plásticos en 2020.

Residuos convertidos en combustible alternativo.

 

TABLAS COMPARATIVAS Y GUÍAS TÉCNICAS

  • Pre-Trituradores estacionarios y móviles
  • Separadores de corriente de Foucault
  • Separadores magnéticos
  • Separadores ópticos
  • Cribas de doble piso o malla elástica

 

INDUSTRIA DEL RECICLAJE

Conversión de los residuos en material reciclable.

Nueva planta de envases ligeros en Portugal.

Separar metales no férricos con un rendimiento de primera calidad: Hasta una granulometría mínima de 5 mm.

 

BIOENERGIA – BIOMASA

AEBIG participa como entidad vinculada a la EBA en el consorcio europeo REGATRACE para impulsar el desarrollo del mercado de biometano en Europa.

El resurgir de la generación eléctrica con biomasa en España.

 

REPORTAJE / PLANT REPORT

PLANTA DE BIOMASA DE BIOLLANO

 

REPORTAJE / PLANT REPORT

PLANTAS DE BIOMASA DE FUNDÃO Y VISEU 

MARZO - ABRIL 2020

En Portada

DOPPSTADT Y HJM; RE-EVOLUCIONANDO LA TRITURACIÓN

Después de 25 años siendo el triturador primario de referencia, la DW de Doppstadt deja paso a dos nuevos equipos destinados a subir el listón, cada uno en su categoría

 

Cuando Josef y Wernner Doppstadt empezaron a desarrollar su “primer triturador primario”, hace más de 25 años, tenían clara una visión: construir el mejor “destrozatodo” del mundo. Frente a la idea de la mayoría, de copiar diseños basados en conceptos “chatarreros”, de dos ejes y monstruosas potencias (y consumos, y desgastes…) apostaron por un concepto radicalmente diferente. Una máquina de un eje, que no se detuviera frente a nada.

Que concentrara toda su fuerza en un único rotor, y que sacara el máximo rendimiento a cada gota de combustible. Que evitara una transmisión hidráulica, con las pérdidas de hasta el 30% de potencia, y en su lugar recurriera al acoplamiento directo. Que no desperdiciara cantidades ingentes de energía disipando toda la inercia acumulada cada vez que un material exigente le obligaba a detenerse, o incluso invertir el giro. Que no se dedicara a girar en vacío si un elemento plano, o con pocos bordes, o con poca densidad, llegaba al compartimento de trituración. Que no dejara al material “flotar” sobre su borde de ataque, y fuera muy, muy agresivo en la alimentación.

Que pudiera con casi cualquier material, menos chatarra y piedra. Estos materiales llevan siglos triturándose. No es que ya estuviera todo inventado, pero lo cierto es que los principios de trabajo de fragmentadoras, mandíbulas, impactores, conos… eran bien conocidos, y muy, muy optimizados. La visión era otra. Aquí el material es diferente. Mucho más variable.

Porque si algo se aprende cuando se trabaja con biomasa, pero sobre todo, con residuos, es que el material es muy cambiante. La herramienta adecuada debe ser capaz de adaptarse. Si algo muy duro, un intriturable, llega al compartimento de trituración, ¿Qué será mejor, pelearse con él, desgastando y gastando, o abrirle un camino y dejarlo pasar? La idea de un peine de trituración empezaba a cobrar sentido.

Por no hablar del desgaste. El desgaste es inherente al material, eso está claro. Pero también está claro que no todos los equipos se comportan igual. La herramienta adecuada debe poder sacar el máximo partido a cada gramo de desgaste. Pero también debe ser fácil, y barato, y rápido de reemplazarse.

Soldar in situ no debería ser la opción ideal para reponer el desgaste frecuente, y menos en un equipo que trabaja rodeado de madera, polvo y residuos. Igualmente, es imposible garantizar el mismo desempeño el día que se estrenan martillos, y el día que estos se van a cambiar; pero la herramienta ideal debe poder ajustarse, y que el desempeño cuando los elementos de desgaste están a media vida, o en su tercio final, sea lo más parecido posible a los del día de su estreno.

 

www.hjm.eu