Ocean52, primera empresa en mostrar la sostenibilidad real de sus envases con el nuevo Certificado de Reciclabilidad

Las latas de aluminio que usa en su envasado consiguen unos índices de reciclabilidad real del 97,77%. La información del Certificado de Reciclabilidad le ofrece herramientas para seguir mejorando en el desarrollo de productos sostenibles. Con el nuevo Sello de Reciclabilidad en sus envases, se posiciona en un mercado en el que la sostenibilidad cotiza al alza.

La compañía de bebidas y refrescos Ocean52 da un paso adelante por la sostenibilidad y publica el resultado del análisis de reciclabilidad real sobre sus envases de aluminio, siendo este del 97,77%. A partir de ahora, las latas de su producto No Plastic Water,  lucirán la nueva ecoetiqueta del Sello de Reciclabilidad real.

Es bien sabido el potencial de reciclabilidad infinita del aluminio que, como material, no sufre degradación durante el proceso de reciclado mecánico, como sí le ocurre a otros materiales de envase como el plástico.

La sostenibilidad es un compromiso con el planeta, y no una simple estrategia de marketing. Ocean52 lo sabe y por eso ha elegido la metodología del Sello de Reciclabilidad, desarrollada por Dríade Soluciones Medioambientales, con el apoyo científico de la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF, y el aval del Gremi de Recuperació de Catalunya (miembro de EuRIC y BIR). Esta metodología tiene en consideración no tan sólo los materiales utilizados en los envases si no también las tecnologías disponibles para su correcto reciclado. Porque fabricar un envase con materiales reciclables, no implica necesariamente que vaya a ser reciclado en el mundo real, especialmente si hubiera deficiencias en su diseño: la presencia de etiquetas no removibles, la aplicación de ciertos tintes o los envases multicapa reducen drásticamente la reciclabilidad real de ese envase. 

“La sostenibilidad no admite mentiras ni medias verdades. No nos podemos engañar a nosotros mismos. Hemos de ir más allá de los materiales e incluir todos los factores que afectan a la reciclabilidad real. Nosotros preferimos decir 97,77% reciclable, pero 100% verdad.“ (Santi Mier, CEO Fundador de Ocean52). 

Acercarse a una reciclabilidad del 100% es responsabilidad de todos los productores, pero ningún envase, tal y como llega al consumidor es 100% reciclable realmente. El  97,77% conseguido por Ocean52 es uno de los máximos índices de reciclabilidad que se puede alcanzar realmente ”(Victoria Ferrer, Directora General el Gremi de Recuperació de Catalunya) Con esto, certifica que sus latas de aluminio son clasificadas en las plantas de selección de una forma efectiva y son recicladas para convertirse en nuevos envases u otros productos de aluminio, sin sufrir degradación en el proceso. Ningún elemento de las latas de Ocean52, ni tan siquiera las tintas y barnices utilizadas, interfieren en su correcto reciclado, a diferencia de otros envases plásticos o multicapa que se encuentran decorados mediante tintas directamente en el envase o mediante sleeve, que disminuyen fuertemente o incluso inhabilitan su reciclado. “Porque no olvidemos que la reciclabilidad de un envase, no es la suma de la reciclabilidad de sus componentes, es función de la interacción de estos componentes en el proceso de reciclado” (Raquel Iglesias, Directora General de DríadeSM).

¿Cómo certificar la reciclabilidad real?

La metodología elegida por Ocean52 para certificar la reciclabilidad real de sus envases ha sido la usada por el nuevo Certificado de Reciclabilidad, desarrollado por Dríade Soluciones Medioambientales. El certificado, que también otorga un sello distintivo, tiene en cuenta el ciclo de vida completo del residuo del envase, desde la recogida hasta la generación de nuevo material, y su capacidad para ser efectivamente reciclado teniendo en cuenta la capacidad actual de los sistemas de clasificación y reciclado. 

Todo el proceso de certificación está participado científicamente por la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF (investigadores expertos en análisis de ciclo de vida, ecodiseño y desarrollo de programas de ecoetiquetas), y cuenta con la experiencia, aval  y conocimiento del Gremi de Recuperació de Catalunya, que actualiza periódicamente el mapa de reciclado. La expedición final del certificado está auditada por SGS International Certification Services Ibérica, S. A. U.

“No existen materiales buenos o malos, existen productos o envases concebidos para que, en su ciclo de vida, tengan un menor o mayor impacto. Al evaluar el comportamiento de todos los procesos del ciclo de vida del residuo de un envase para ser reciclado y la calidad del material obtenido respecto al material virgen, esta metodología se acerca a la realidad. La Cátedra UNESCO lleva a cabo revisiones periódicas de la metodología para ir incorporando las mejoras que se vayan detectando durante su implantación.” (Pere Fullana i Palmer, Director de la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático ESCI-UPF) 

En un mundo en el que el consumidor exige soluciones sostenibles e información veraz, y las tiene en cuenta en su compra diaria, la transparencia es vital. Donde otros intentan confundir con declaraciones de reciclabilidad sin fundamento o poco realistas, Ocean52 apuesta por la solución más sostenible disponible: un envase monomaterial, fácilmente clasificado y con altos índices de recuperación y reciclaje real, que proporciona un producto de alto valor al final de su vida útil, que favorece su permanencia en una economía circular.

Para cerrar los círculos productivos y abrazar dicha economía circular, no hace falta demonizar un material o un producto. Basta con tener información de calidad sobre materiales, diseños y flujos de reciclaje actualizados, para elegir la mejor opción en cada momento. Gracias al Sello de Reciclabilidad de DríadeSM y a productores comprometidos como Ocean52, la sostenibilidad real está más cerca.