Pese a la COVID-19, en 2020 las fábricas de papel aseguraron el reciclaje y las familias reciclaron más que nunca

La bioindustria de la celulosa y el papel española es el segundo mayor reciclador de papel de Europa después de Alemania y ha mantenido ese alto nivel de reciclaje en 2020, pese a la pandemia, reciclando  5.130.400 toneladas de papel usado en 2020, un volumen semejante (-0,4%) al de 2019. El 73% de la materia prima empleada por la industria papelera española es fibra reciclada y el 27% fibra virgen. El 97% de la madera y 71% del papel para reciclar son de procedencia local, según el Informe Anual del Sector de la Celulosa y el Papel editado por ASPAPEL y presentado hoy.

“El sector de la celulosa y el papel en España —explicó Elisabet Alier, presidenta de ASPAPEL— es una industria bicircular, que aúna la circularidad natural de una materia prima renovable como la fibra de celulosa, procedente de madera de plantaciones, con la circularidad social del reciclaje, ya que los productos papeleros no solo son reciclables, sino que se reciclan masivamente”. 

Además de esta bicircularidad, “otro signo distintivo del sector papelero español —añadió Elisabet Alier— es el uso de materias primas locales que se transforman industrialmente en las diez fábricas de celulosa y sesenta y nueve fábricas de papel que el sector tiene en nuestro país, creando valor añadido”.

PLANTACIONES LOCALES DE MADERA PARA PAPEL

Las diez fábricas de celulosa españolas, en datos de 2020, producen 1.650.100 toneladas de pasta papelera, para lo que emplean 5.335.600 m3 de madera. El consumo total de madera para papel desciende en 2020 el 2,1%.

Para fabricar papel no se utiliza madera de especies exóticas de los bosques tropicales ni de robles, hayas o encinas. Para hacer papel se utiliza madera de especies de crecimiento rápido (en España eucalipto y pino) cultivada con esta finalidad en plantaciones forestales, que se están continuamente regenerando y replantando y que de otro modo no existirían.

La madera empleada como materia prima por el sector papelero en España procede en un 97% de plantaciones locales de pino y eucalipto (y el restante 3% procede de plantaciones de países europeos limítrofes). Además, en un alto y creciente porcentaje (60%), se trata de madera con certificación de gestión forestal sostenible (FSC y/o PEFC).

EN EL AÑO DE LA PANDEMIA LAS FAMILIAS HAN RECICLADO MÁS QUE NUNCA

Los productos papeleros, tras ser utilizados, se recogen para reciclar a través de la recogida selectiva municipal (contenedor azul, puerta a puerta comercial y puntos limpios) y de la recogida que realizan operadores privados en grandes superficies de distribución, industrias, imprentas…

En 2020 hemos recogido para su reciclaje 4.384.700 toneladas de papel y cartón, un volumen similar (-0,7%) al de 2019. Pese a la pandemia e incluso durante el confinamiento, las familias han seguido reciclando y lo han hecho más que nunca, prácticamente compensando la caída de la hostelería y el comercio debido. Este volumen de recogida equivale a 44 grandes estadios de fútbol llenos hasta arriba de papel y cartón. 

Las fábricas papeleras españolas han reciclado 5.130.400 toneladas de papel usado en 2020, un volumen semejante (-0,4%) al de 2019. La tasa de reciclaje (papel que recicla como materia prima en las fábricas papeleras sobre el consumo total de papel y cartón) se sitúa en el 78,3%, con un crecimiento de más de tres puntos.

España es el segundo país más reciclador de la UE en volumen, superado solo por Alemania y empatado con Francia. Gracias a esta gran capacidad recicladora, la industria papelera española

garantiza el reciclaje en nuestro país de todo el papel y cartón recogido selectivamente, que cumpla con los estándares europeos de calidad (norma europea UNE-EN 643).