Planta de tratamiento de residuos en Querétaro (México)

La multinacional Bianna Recyling, especializada en la fabricación de equipos y plantas para el tratamiento de residuos, está a punto de finalizar la construcción de una planta en Querétaro, en alianza estratégica con la mexicana GTA Ambiental, representante exclusivo de la compañía en México. Se trata de la primera planta del país que incorpora una línea de separación balística, concepto de separación clave para la recuperación de materiales, siguiendo el modelo de tratamiento europeo. La planta ubicada en el municipio de Monpani dará servicio a la población de Santiago de Querétaro y gestionará alrededor de 400.000 TN de residuos al año.

El proyecto confiado a Bianna Recycling ha contemplado la ingeniería, fabricación, montaje, puesta en marcha, formación del personal de mantenimiento y operación así como el mantenimiento
de la planta que dará servicio a la población de Santiago de Querétaro y gestionará alrededor de 400.000 TN de residuos al año.

“Se trata de la primera instalación que sigue el modelo europeo de Tratamientos Mecánicos (TM) de residuos sólidos, incorporando por primera vez en este país la separación de varios flujos de materiales mediante separadores balísticos”, destaca Francesc Rosell, Deputy Manager Director de Bianna Recycling.

Esta línea de separación es pionera en México y su concepto de separación es clave para la recuperación de materiales, facilitando el trabajo de los operarios de selección. La instalación contará con una segunda línea destinada a la producción de CDR con alto poder calorífico a partir de los RSU.

La rentabilidad, en el foco

La rentabilidad de la planta es el elemento clave sobre el que Bianna Recycling ha diseñado los procesos de ingeniería, teniendo en cuenta las especificidades del residuo, entre otros factores. La instalación consta de dos líneas con una capacidad total de 75t/h donde se efectúa una separación de subproductos valorizables, con un alto porcentaje de recuperación, así como de la fracción orgánica:“La fracción de rechazo es tratada específicamente en una línea para la producción de CDR, con lo que la fracción con destino a relleno generada en esta instalación es mínima”.

En concreto, la planta prevé conseguir un porcentaje de recuperación de RSU entre un 8-10% como subproductos valorizables. Al mismo tiempo, el porcentaje de CSR puede alcanzar un 20-30% sobre el input. Desde su puesta en marcha, la línea de tratamiento de Bianna Recycling estará disponible en un 90% para cumplir con un retorno de la inversión en los plazos previstos. “Gracias a la robustez, el diseño y el dimensionado de los equipos, la planta conseguirá unos costes operativos OPEX muy bajos”, explica Francesc Rosell, una de las personas que ha seguido de cerca el proyecto.

Presentación del proyecto

El pasado mes de marzo tuvo lugar la presentación del proyecto, que contó con la asistencia del presidente municipal de Querétaro, Lic. Marcos Aguilar Vega, quien hizo público algunos de los detalles más relevantes sobre la planta de tratamiento y separación de residuos sólidos urbanos, considerada la más grande y moderna de América Latina.

Según se hicieron eco varios medios, esta planta es ‘una de las obras más importantes que se han realizado en la ciudad de Querétaro en los últimos tiempos, y marca un antes y un después en el futuro medioambiental de la ciudad’. La nueva planta de tratamiento, ubicada en la avenida Paseo Querétaro, antes Carretera Monpaní, permitirá aprovechar el 78% de los residuos sólidos urbanos. La planta dará empleo a más de 200 personas que trabajarán dos turnos diarios en la separación y el tercer turno se dedicará para mantenimiento preventivo y limpieza de los equipos. Para su edificación se han requerido 300 toneladas de acero, 1.400 rodillos, seis kilómetros de cables y un kilómetro de bandas, datos muy relevantes que reafirman que se trata de la mayor planta de Latinoamérica.

Inauguracion2

 

Leer más

Publicado en: FuturENVIRO Nº 50 Mayo 2018