Recyclia, un modelo de eficacia y responsabilidad contrastadas

Recyclia, un modelo de eficacia y responsabilidad contrastadas

Recyclia, entidad administradora de las fundaciones Ecoasimelec, Ecofimática y Ecopilas, nació en abril de 2012 para aprovechar sinergias y aunar la experiencia y el conocimiento acumulado durante dos décadas en el sector del reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y de pilas y baterías.

Desde entonces, Recyclia ofrece a los productores de todo tipo de aparatos eléctricos y electrónicos y pilas, de tipo doméstico y profesional, un servicio integral de recogida y reciclaje de todas las categorías de residuos establecidas en las normativas española y comunitaria, incluidos los “más novedosos”, entre ellos paneles fotovoltaicos, baterías de vehículo eléctrico e híbrido y cartuchos de tóner y tinta.

Bajo la forma constitutiva de Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP), Ecoasimelec, Ecofimática y Ecopilas fueron pioneros en su ámbito, al decidir los productores, voluntariamente, responsabilizarse de la organización y financiación de la recogida y el reciclaje de los aparatos y pilas que ponen en el mercado, al final de su vida útil, adelantándose a las primeras Directivas europeas, del 2002 y 2006.

Desde entonces, Recyclia se ha convertido en la entidad del sector de gestión de residuos con más empresas fabricantes e importadoras de dispositivos electrónicos y pilas adheridas, concretamente 1.684 organizaciones registradas en el año 2020.

Asimismo, según los últimos datos disponibles correspondientes a 2020, Recyclia gestionó 59.154 toneladas de RAEE y de pilas y baterías ese año, resistiendo así la ralentización generalizada impuesta por la Covid-19. De este total, 51.839 toneladas correspondieron a aparatos electrónicos, cifra con la que la entidad logró el objetivo que se marcó, tras declararse la pandemia, de intentar mantener este volumen de residuos por encima de las 50.000 toneladas, más aún tras el récord de 57.520 toneladas conseguido en 2019. Desde el inicio de su actividad, Recyclia ya ha gestionado 415.720 toneladas de este tipo de residuos.

En lo que se refiere a pilas y baterías, la entidad estableció un récord con la recogida, a través de la fundación Ecopilas, de 7.315 toneladas de estos residuos, tanto de tipo doméstico, como industrial y de automoción. Ecopilas, que ha gestionado más de 43.600 toneladas de pilas desde que arrancó su actividad, ocupa así el quinto puesto entre los sistemas colectivos de gestión de estos residuos de Europa, según la asociación europea Eucobat.

Recyclia cuenta además con la red de recogida más extensa de nuestro país, acercando el reciclaje al consumidor con el despliegue de más de 91.700 puntos por toda la geografía española.

Información y concienciación

El objetivo de Recyclia es facilitar la gestión de los residuos a todos los integrantes de la cadena de reciclaje: ciudadanos, entidades municipales, empresas, canal de distribución y gestores. Para ello, la entidad invierte esfuerzos y recursos en la realización de campañas de comunicación y sensibilización propias y en colaboración con otras entidades e instituciones, con importantes resultados de participación ciudadana y de cantidad de residuos gestionados.

El mejor ejemplo de ello son las acciones de educación en hábitos saludables para el medio ambiente y de concienciación sobre la importancia de la recogida separada de las pilas domésticas que lleva a cabo la fundación Ecopilas en el entorno deportivo, tanto profesional como amateur. Entre los eventos que registran mayor éxito de colaboración ciudadana, cabe citar la Vuelta a España, diversas pruebas del circuito profesional de mountainbike en las que participa el Extremadura-Ecopilas, la Vuelta a Asturias, el Torneo de Escuelas Sociodeportivas de la Fundación Real Madrid, el Descenso del Sella, la Challenge Ciclista a Mallorca o la Vuelta a Burgos.

Además, Recyclia realiza una importante labor social apoyando causas como la integración de personas en riesgo de exclusión social o con discapacidad, colaborando con entidades como la Fundación Real Madrid o las asociaciones AMIAB o Argadini; un compromiso que contribuye también a visibilizar la importancia del reciclaje para el bienestar.

Artículo publicado en el Nº86 Diciembre 2021 – Enero 2022