Retos y oportunidades del sector de la recuperación de papel y cartón

El sector de la recuperación de papel y cartón debate su futuro con visión de cadena de reciclaje, como modelo de economía circular que crea riqueza y empleo sostenibles

Con la asistencia de cerca de 150 recuperadores y fabricantes de papel y cartón, se celebró en Madrid el II Encuentro MNR de la cadena del reciclaje del papel, bajo el lema Retos y oportunidades del sector de la recuperación, organizado por la Mesa de la Nueva Recuperación de ASPAPEL, donde se reivindicó el trabajo conjunto de fabricantes y recuperadores con visión de cadena y en colaboración con los distintos agentes implicados, para poder afrontar con éxito los retos de futuro.

FCC Aqualia central, Inodoro

Un reciente estudio de Ceprede asegura que la cadena de valor de la celulosa, papel y cartón aporta globalmente a la economía española el 4,5% del PIB y genera uno de cada cincuenta empleos en nuestro país y 1 de cada 50€ que recauda el Estado por impuestos y cotizaciones sociales.
También se analizaron aspectos cruciales para el futuro del sector, como son el fin de la condición de residuo para el papel y el cartón para reciclar; los mercados internacionales del papel y el cartón para reciclar; los seguros de daños contra incendios en el sector y las oportunidades del autoconsumo eléctrico.
En el panel técnico, Alicia López comentó la situación de la futura orden ministerial en la que se van a establecer los criterios de fin de la condición de residuo para el papel y el cartón que el Ministerio tiene previsto aprobar este año y que el próximo mes de junio saldrá a información pública. Por otro lado, John Atehortua presentó las perspectivas de futuro de los mercados internacionales del papel y el cartón para reciclar en China y en otros países importadores del sudeste asiático, concluyendo que la calidad del material se está imponiendo en todos los mercados. Por su parte, Ignacio Sanchez-Moreno realizó un diagnóstico de los seguros de daños contra incendios en España y en Europa y previsiones de futuro de los mismos. Por último, Antonio Baena puso de manifiesto la gran oportunidad que supone el RD de autoconsumo eléctrico para las empresas del sector, pudiéndose alcanzar reducciones de coste eléctrico del 50 al 60% si la curva de generación se adapta bien a la curva de consumo.

Asimismo, tuvo lugar un interesante debate entre recuperadores y fabricantes sobre retos y oportunidades del sector con visión de cadena de reciclaje. Entre los principales aspectos del sector que los panelistas identificaron se encuentran las oportunidades de la mejora de la calidad del material, los retos futuros ante las nuevas aplicaciones de productos papeleros, la importancia de la prevención y seguridad en el trabajo, así como la capacidad de adaptación de las empresas a los cambios que se están produciendo en el sector (consumos mundiales, nueva normativa, etc.).

En el marco de la jornada se hizo además entrega del premio MNR al reciclaje, con el que la Mesa de la Nueva Recuperación quiere destacar iniciativas innovadoras de economía circular. El Jurado del I Premio MNR al Reciclaje 2019 otorgó por unanimidad el galardón al proyecto de accesibilidad cognitiva para el reciclado y el medio ambiente desarrollado por el Centro de Educación Especial María Auxiliadora de Campo de Criptana, centro dependiente de la Asociación ASPANA y concertado con la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha.

El proyecto ha contado con el apoyo institucional del Gobierno de Castilla-La Mancha (a través de sus Consejerías de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural) así como del Ayuntamiento de Campo de Criptana. Ha recibido también el apoyo de las empresas Reciclajes La Mancha y Recuperaciones Pérez, así como con el impulso de Ecoembes, a través de la integración de este proyecto en su programa EducaEnEco Accesible, con el que se pretende facilitar el reciclaje desde la accesibilidad universal de todas las personas con independencia de sus capacidades. Gracias a todo ello, el proyecto se ha conseguido implantar en más de 40 centros con un alcance de 2.300 alumnos y una participación de 1.300 personas docentes y de apoyo.