Romper los cuellos de botella del contenido de plástico reciclado

Romper los cuellos de botella del contenido de plástico reciclado

Para superar esta complicación y cumplir unos ambiciosos objetivos de reciclaje, las empresas de reciclaje y las plantas de tratamiento de residuos (MRF, por sus siglas en inglés) están utilizando tecnología avanzada para producir material reciclado de alta calidad para aplicaciones más exigentes ampliando así sus oportunidades de negocio.

El hecho de que la legislación siga impulsando la reducción de residuos de plástico hace que la demanda de plástico reciclado de calidad se encuentre en máximos históricos. El plástico es duradero, eficiente y muy práctico, lo que lo convierte en un producto extremadamente ventajoso tanto para el consumidor como para las empresas. Hacer que los productos y envases de plástico sean más sostenibles es el gran reto de nuestra era.

Demanda versus disponibilidad de  reciclado 

En 2020, la producción mundial de plástico fue de 367 millones de toneladas métricas ™. Europa produjo 55 tm de plástico. El 70 % de la demanda total del mercado europeo procedía de los países de mayor tamaño, y el 40,5 % del material se empleó en la producción de envases. Es evidente que en la lucha por crear una economía circular para el plástico, la proporción de material virgen empleada en la producción debe reducirse y sustituirse por materias primas secundarias.

. La industria del reciclaje, en colaboración con miembros de la cadena de valor del plástico, por fin ha logrado alcanzar, gracias al reciclaje mecánico avanzado, un material reciclado de la misma calidad que el virgen. Esto supone la viabilidad económica del proceso y convierte al material reciclado en una alternativa a la materia prima virgen. Además, ofrece a las empresas de reciclaje y a las MRF la oportunidad de crear nuevas vías de ingresos. Por fin es posible obtener una materia prima de calidad que pueda emplearse en la creación de productos nuevos incluso en el caso de flujos de residuos de plástico muy contaminados, como los residuos sólidos urbanos (RSU).

S&P Global Platts Analytics prevé que para el año 2030 más de 1,7 millones de tm de polímeros vírgenes serán sustituidas por plástico reciclado mecánicamente, cifra que en 2020 fue de tan solo 688.000 tm.

Nuevos avances legislativos

Se necesita una estrategia armonizada para lograr una mayor circularidad del plástico y, a largo plazo, ofrecer al mercado un suministro de material reciclado que reduzca la dependencia de materia prima virgen.

La Directiva de Envases y Residuos de Envases, aprobada por la Unión Europea en 1994, es una de las leyes que marca los objetivos de contenido de reciclado y crea mercados finales para materias primas secundarias. Esta directiva impone a los productores de envases el uso de un mínimo de un 50 % de contenido de material reciclado en la producción de envases de plástico nuevos para el año 2025, y más del 55 % para 2030. En 2021, la UE aprobó una Directiva sobre el plástico de un solo uso que exige un mínimo de un 25 % de contenido de material reciclado en las botellas de PET para el año 2025, y un objetivo de recogida separada del 77 %. Países con SDDR: Alemania cuenta con una tasa de recogida de PET del 98 %, y los Países Bajos le sigue de cerca, con un 95 %.

Reciclaje mecánico avanzado y colaboración a lo largo de la cadena de valor

Además de los flujos de recogida específica, la clasificación de la fracción resto de RSU también ha demostrado ofrecer plástico de calidad para reciclaje. Un caso práctico con AVR, planta holandesa de clasificación de residuos, demostró que la clasificación de la fracción resto de RSU con tecnologías de alto rendimiento puede recuperar 12 veces más plástico para reciclaje, lo que permite reducir emisiones de CO2. Otras plantas de clasificación, como las noruegas IVAR IKS o ROAF, también demuestran el enorme potencial que ofrecen la fracción resto de RSU si ayuntamientos y empresas invierten en tecnologías y procesos avanzados.

La colaboración es fundamental para el reciclaje de plástico.

Mejorar la reciclabilidad y aumentar la cantidad de contenido reciclado exige que la industria adapte todos sus procesos para que el reciclaje de calidad empiece ya en la fase de diseño. Las grandes marcas cuentan con incentivos para implantar diseños orientados al reciclaje que ayuden a facilitar el proceso de clasificación. Cuanto más complejo y colorido sea el diseño de un producto, más difícil es la clasificación y el reciclaje de sus materiales. Por ello, para maximizar la recuperación de recursos, el diseño de producto, la tecnología de clasificación y el proceso en conjunto deben complementarse entre sí.

Beneficios

El sector del reciclaje ofrece enormes posibilidades, pero la disponibilidad limitada de contenido reciclado, los productos reciclados de baja calidad y la falta de incentivos financieros afectan a su evolución. La legislación y la concienciación del consumidor indican que es hora de reducir los residuos y convertir el reciclaje en una prioridad. Los procesos eficientes de clasificación que permiten que las MRF y las empresas de reciclaje creen monofracciones de gran pureza incluso a partir de los flujos de residuos más contaminados, asegurarán un suministro de material reciclado a largo plazo.

Dentro de la hoja de ruta hacia la circularidad del plástico, la capacidad de crear material reciclado de calidad virgen abre nuevas vías de ingresos para las plantas de clasificación y las empresas de reciclaje, a la vez que refuerza la comercialización local. El uso de tecnología de clasificación basada en sensores ofrece una ventaja económica a toda la cadena de valor del plástico.