SEO/BirdLife pide defender la Directiva Marco del Agua para proteger los humedales

Cada año, SEO/BirdLife celebra el Día Mundial de los Humedales que conmemora la fecha de la adopción de la Convención de Ramsar sobre los Humedales, que tuvo lugar en la ciudad iraní de Ramsar en 1971, siendo el único convenio mundial para proteger un ecosistema en particular.

Este año 2019, el Convenio Ramsar destaca el papel de los humedales frente al cambio climático, recordando que estos ecosistemas pueden ser una solución natural para amortiguar y minimizar los impactos del calentamiento global. Algo que, según SEO/BirdLife, solo puede conseguirse con una legislación ambiciosa que establezca mecanismos para la conservación de las zonas húmedas. Y esa ley es precisamente la Directiva Marco del Agua (DMA), que protege los humedales de toda la Unión Europea, incluidos los acuíferos.

Sin embargo, esta ambiciosa directiva corre actualmente el riesgo de ser rebajada en sus objetivos originales. La Comisión Europea ha abierto una consulta pública como parte de un proceso de revisión (Fitness Check) para valorar la efectividad de la Directiva Marco del Agua y la posible necesidad de modificación. Un proceso en el que, según SEO/BirdLife, existe un riesgo de retroceder en la protección de nuestros ecosistemas acuáticos (ríos, lagos, costas y acuíferos). En este sentido, Asunción Ruíz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, recuerda que “esta directiva es vital para proteger el agua, el recurso más básico y vital para la vida humana, y es considerada una de las leyes más avanzadas del mundo en esta materia. Por tanto, cualquier paso atrás en esta ambición conjunta sería un fracaso del proyecto europeo. Por esta razón, en el Día Mundial de los Humedales, SEO/BirdLife hace una llamada a los Gobiernos, pero particularmente a la ciudadanía para que ejerzan su derecho de defender la ley que protege nuestros ríos, humedales, costas y las aves acuáticas”.

Una de estas aves dependientes de los ecosistemas acuáticos es el chorlitejo patinegro, declarada Ave del Año 2019, cuyas poblaciones sufren las consecuencias de algunas de las amenazas más habituales de los humedales de interior: la escasez de agua por la sobreexplotación de acuíferos y la apropiación de estas áreas y sus proximidades para nuevos usos agrícolas. En cambio, en las zonas costeras, esta especie padece las molestias humanas por el turismo masivo, la ocupación de sus áreas de reproducción y la predación de nidos por animales domésticos.

Según Roberto González, responsable del Programa de Aguas de SEO/BirdLife“si finalmente se debilita la directiva, su ambición queda reducida o sus objetivos son aplazados, el daño será irreparable, especialmente en España, donde uno de cada dos ríos está en mal estado e, incluso, en dos de cada diez hemos renunciado a considerarlos como ríos naturales por su elevado grado de transformación. Sin olvidar la grave situación de las aguas subterráneas, donde cerca de la mitad se encuentran en mal estado y siguen aumentando las presiones”.