El Servicio Municipal de Aguas de Formentera instala contadores “inteligentes”

Aqualia ha puesto en marcha un proyecto piloto de telelectura en Sant Ferran, en Formentera, consistente en la instalación de 205 contadores “inteligentes” que permiten un control del consumo de agua de los contadores individuales de cada usuario y del agua aportada a la red de distribución del casco urbano de Sant Ferran.

Este sistema de telelectura permite controlar los contadores cada día, en tiempo real, sin necesidad de desplazar a ningún operario. El sistema facilita la lectura remota y automática de los contadores de agua, enviando datos directamente a una central situada a la oficina de Aqualia. Cada contador emite vía radio su lectura cada 8 segundos. Esta información de consumo de agua viaja al ordenador del centro de control donde, a través de un programa informático de gestión, se realiza automáticamente la facturación por consumo.

 

El nuevo sistema de lectura de contadores tiene muchas ventajas para los usuarios. Por un lado, permite la lectura del contador sin necesidad de acceder a la comunidad o a la vivienda individual y, por tanto, evita las lecturas estimadas. Además, detecta si existe una fuga interior en la vivienda como indicativo de posibles averías en sus instalaciones, evitando así facturas elevadas por pérdidas de agua. También indica cuando existe un comportamiento anómalo del contador por parada del mismo y facilita al Servicio Municipal de Aguas información desglosada por horas del agua que no se registra en todo el núcleo de Sant Ferran debido a pérdidas en la cañería de distribución por roturas, fraudes o consumos no controlados.

El sistema de telelectura de Sant Ferran es pionero en las Islas Baleares, puesto que permite leer contadores de varios fabricantes y el software se puede instalar localmente, sin necesidad de licencias externas o periódicas.

Además, en breve los vecinos de Sant Ferran podrán conocer su consumo desglosado por horas desde la aplicación para móviles Smart aqua, controlando así el consumo de su vivienda, incluso cuando no la residan.