Siguiendo la huella de SARS-CoV-2 en las aguas residuales de A Coruña

El coronavirus SARS-CoV-2 es capaz de unirse a los receptores ACE2 presentes en gran variedad de células de nuestro organismo, incluyendo células intestinales, por medio de la proteína S que conforma su conocida corona de espinas, originando la enfermedad COVID-19. Numerosos trabajos científicos a lo largo de todo el mundo han confirmado la presencia del virus en las heces de las personas colonizadas, tanto con síntomas como asintomáticos, desde fases tempranas de colonización hasta aproximadamente un mes después de haber dado negativo en los tests realizados a partir de muestras extraídas de vías aéreas superiores.

La empresa pública EDAR BENS SA dirigida por Carlos Lamora, que se encarga del servicio de depuración de aguas residuales de los ayuntamientos de A Coruña y los ayuntamientos colindantes de Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros, ofrece su servicio público a los aproximadamente 450.000 habitantes del área metropolitana. Ante la actual crisis sanitaria producida por la pandemia de SARS-CoV-2, la empresa de gestión de aguas residuales, ha encomendado a un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomé­dica (INIBIC), de la Universidad (UDC), del Centro de Investigaciones Científicas Avanzadas (CICA), del Centro de Investigación TIC (CITIC) de A Coruña y de la Universidad de Viena, un proyecto destinado a monitorizar la presencia y abundancia del virus en la planta depu­radora para llevar a cabo un estudio epidemiológico.

Hoy por hoy no es posible realizar tests a toda la población, por lo que la posibilidad de determinar la carga viral en las aguas re­siduales, se establece como un arma muy potente y robusta que permite usar las depuradoras como centinelas de la epidemia y así predecir nuevos brotes en el futuro. Este seguimiento de la pande­mia de SARS-CoV-2 en aguas residuales se desarrolló en un primer momento en los Países Bajos, EEUU y Suecia y fue adoptado por numerosas localidades a lo largo de todo el mundo, de tal forma que, en la actualidad, se establece como un modelo que puede ir más allá de las alertas sanitarias, ya que permite conocer en pro­fundidad el verdadero calado del problema.

El equipo investigador del proyecto subvencionado por Edar Bens SA y coordinado por la microbióloga Margarita Poza consta de ex­pertos de diferentes disciplinas del campo de la biología, la in­formática, las matemáticas, la ingeniería y la química. Además, el proyecto se encuadra dentro de la Red Norman, junto a países como Alemania, Noruega, Fran­cia, Suiza, Eslovaquia, y otros, cuyo objetivo principal consiste en facilitar la comparación de los datos de SARS-CoV-2 en aguas residuales a nivel europeo, lo cual implica un análisis más globalizado de la pandemia.

Margarita Poza Domínguez

Investigadora de Microbiología del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña

Profesora Asociada de la Universidade A Coruña

Publicado en: FuturENVIRO Nº 69 AbrilMayo 2020