STADLER firma un acuerdo con Orizon Valorização de Resíduos para el proyecto de construcción de la mayor planta de selección mecánica de Brasil

Con la mirada puesta en el futuro, STADLER firmó recientemente un acuerdo con Orizon Valorização de Resíduos para construir la planta de selección mecánica más grande de Brasil. El acuerdo da especial importancia y tiene como objetivo garantizar el tratamiento de 500.000 toneladas de residuos sólidos al año, en un país donde el potencial de reciclaje es cada vez mayor.

El acuerdo firmado representa un avance tecnológico en las operaciones del Ecoparque de Jaboatão dos Guararapes, en Pernambuco, en el nordeste de Brasil, que permitirá una mayor reutilización de los residuos reciclables. En 2020, la planta recibió 1,5 millones de toneladas, equivalentes a los residuos generados por 3,7 millones de personas. 

“El acuerdo es también un ejemplo de gestión y uso de la tecnología para el sector”, explica Alexandre Citvaras, director de Nuevos Negocios de Orizon Valorização de Resíduos. 

Como ya se ha señalado, esta será la planta de selección mecánica más grande construida en el mercado brasileño. STADLER ha diseñado y puesto en marcha todo el proyecto con dos objetivos principales: modernizar y reforzar la planta de Orizon para llevar a cabo la clasificación y selección de productos valorizables, dentro de un mercado cada vez más exigente a nivel nacional e internacional.

En palabras de Alexandre Citvaras, “nuestro mayor desafío ha sido diseñar un proceso de selección con tecnología probada que aportara más eficiencia al tratamiento de residuos en el Ecoparque Jaboatão dos Guararapes. Con esta maquinaria se logrará una eficiencia de clasificación entre el 75% y el 85% del material reciclable económicamente viable. Es un avance en nuestras operaciones, que ganan en productividad, además de protagonismo medioambiental, ya que los materiales regresan a la cadena de producción, contribuyendo a encaminarnos hacia una verdadera economía circular”.

A la hora de escoger, Orizon Valorização de Resíduos no tuvo ninguna duda: «Creemos que STADLER fabrica maquinaria con la calidad y robustez necesaria para el tipo de residuos sólidos que recibe el ecoparque y que, al mismo tiempo, mantiene el control de calidad manual de la clasificación. En nuestra nueva planta de clasificación se contratarán a 150 personas, que también se encargarán de este trabajo en un proyecto que se pondrá en marcha a partir de 2022. Por esta razón necesitábamos un proyecto que combinara los dos modelos», explica el responsable de Orizon.

Un proyecto muy ambicioso para el mercado brasileño 

Por su parte, Henrique Filgueiras, delegado comercial de STADLER en Brasil, explicó que se trata de un acuerdo “sumamente importante”. “Representa estrechar aún más las relaciones con un cliente que conocemos y con el que tratamos desde hace más de 7 años y que, aquí en Brasil, tiene mucho potencial. Además, también es una planta con gran capacidad de gestión de RSU, siendo la de mayor capacidad de Latinoamérica, lo que una vez más afianza nuestro nombre como especialistas en la explotación de este tipo de plantas en Brasil y nos brinda la oportunidad de realizar otro buen trabajo y adquirir aún más experiencia en Brasil, explica el representante de STADLER. 

Esta planta se ha diseñado para clasificar un gran volumen de material con la separación inicial de la fracción gruesa y pesada realizada por equipos y la selección final de la fracción fina realizada manualmente. Además, la distribución de la planta ya contempla la posibilidad de ampliar la línea para aumentar su capacidad, así como intensificar aún más la automatización de sus procesos.

Orizon Valorização de Resíduos cuenta con 5 ecoparques en Brasil y, en sus actividades de tratamiento y destino final de residuos, recibe aproximadamente 4,6 millones de toneladas de residuos al año, atendiendo aproximadamente a 20 millones de personas y más de 500 clientes de empresas. El proyecto de esta nueva planta, dada su eficiencia y protagonismo, tenderá a replicarse en el futuro en el resto de plantas de la empresa en todo el país.

El mercado brasileño presenta características muy específicas y es necesario analizar cada caso antes de presentar una solución a los clientes. Para André Galuppo, supervisor de proyectos de STADLER LATAM, “STADLER siempre busca desarrollar productos, metodologías e ideas específicas para la realidad de Brasil, es decir, no hacemos un «copiar y pegar” de proyectos de Europa. El objetivo es desarrollar proyectos, estudios y trabajos enfocados en los residuos y el modelo de negocio brasileño. Todo este desarrollo técnico e intelectual se utilizará en Brasil y para Brasil, beneficiando a todo el mercado.

Por otro lado, Sergio Manchado Atienza, director de operaciones para Latinoamérica de STADLER, subraya que “invertimos en STADLER do Brasil Ltda. desde hace más de 8 años para brindar confianza y apoyo local, creando un equipo completo para ayudar a desarrollar el mercado en un país tan importante como Brasil y con muchos recursos necesarios para la evolución de la economía circular. Estamos muy orgullosos del trabajo y desarrollo de nuestra filial brasileña”.