Steinert revela en la Feria K de Düsseldorf cómo la separación de plásticos negros en fracciones puras cierra los ciclos de reciclaje

Las estrictas normas y la responsabilidad social ambiental para el tratamiento de plásticos preocupan a todos los implicados en la industria del plástico. Los plásticos negros suponen un reto especial al no poderse detectar con la técnica de separación óptica instalada en las plantas convencionales de reciclaje. La tecnología Steinert permite la separación de plásticos negros del flujo general de residuos, así como su separación en fracciones puras. Esto permite que las empresas dedicadas al tratamiento de plásticos se adapten a los nuevos retos de la economía circular de forma rentable y que estén equipadas para todos los procesos de recuperación y transformación del plástico en igual medida.

Steinert lleva desarrollando tecnología para la detección en aplicaciones de separación especialmente complejas desde 2011 y aporta proyectos con proyección al futuro que indican que los plásticos y el medio ambiente son compatibles.
Fue la primera empresa que logró detectar los plásticos negros y separarlos de forma positiva, pudiendo aumentar así las cuotas de reciclaje. Una sofisticada técnica de corriente de aire nos permite además ser la única compañía en condiciones de separar materiales negros planos y ligeros que vuelan fácilmente de forma rentable. Además, la separación en fracciones puras de las poliolefinas negras (PO) en sus componentes como el polietileno (PE) y el polipropileno (PP), pero también el poliestireno (PS) y los copolímeros de acrilonitrilo-butadieno-estireno (ABS), permite substituir los granulados de polímeros por productos reciclados en perfectas condiciones.

Residuos plásticos que se convierten en nuevos productos: gracias la separación en fracciones puras

En particular, las empresas de tratamiento de plásticos pueden sacar partido de los productos Steinert y separar los residuos plásticos con una elevada proporción de negros a escala industrial para, finalmente, refinarlos y convertirlos en un granulado de plásticos con unas características similares a las materias primarias. Se fabrican así productos de calidad de larga vida útil. Con este proceso se logra, ya en la actualidad, sustituir una cantidad significante de plásticos nuevos por materiales reciclados. De este modo se consiguen ahorrar cientos de miles de toneladas de emisiones de CO2 al año.
Las tecnologías más avanzadas combinadas con 130 años de conocimientos en procesos permiten a clientes internacionales asociar rentabilidad y sostenibilidad a fin de cumplir con las normas más estrictas y la responsabilidad ambiental que reclama la sociedad. Así avanzan hacia un auténtico ciclo cerrado de recursos y un futuro más sostenible.

Si quieres conocer las cualidades de la tecnología Steinert, puedes visitarlos del 16 al 23 de octubre en el stand B23 del pabellón 9.0 de la feria K de Düsseldorf, Alemania.