Tedagua aporta las dos desaladoras portátiles que ayudarán en la producción de agua para el riego de cultivos en La Palma

El pasado 19 de septiembre, tuvo lugar la erupción volcánica del Cumbre Vieja en la isla canaria de La Palma. Este desastre natural está provocando graves problemas para la población local, que se ha visto desplazada de sus viviendas y núcleos poblacionales a causa de las coladas. Las infraestructuras básicas, como el suministro de agua o las principales vías de comunicación también se han visto afectadas.

Las muestras de ayuda con los ciudadanos palmeros han ido en aumento durante la evolución de la erupción. Tedagua ha querido contribuir, en tiempo récord, con la puesta en funcionamiento de dos plantas desaladoras portátiles para ayudar a aumentar las reservas de agua de las zonas afectadas por el volcán.

Durante la jornada del 5 de octubre se realizó el traslado de las plantas a la isla de La Palma desde Puerto de la Luz (Las Palmas de Gran Canaria), llegando a su punto de instalación en Puerto Naos el día 6 de octubre. En los días siguientes se realizará la instalación y puesta en marcha de las plantas para poder comenzar la producción de agua desalada apta para riego, en el plazo más corto posible.

Ambas plantas suman una capacidad de producción de 5.600 m3/día, utilizando la tecnología de ósmosis inversa para el proceso de desalación del agua del mar. Su construcción en formato contenedor facilita su transporte e instalación, además de tener un reducido impacto en el medio ambiente.

El suministro de estas plantas desaladoras garantizará el abastecimiento de agua para riego a las zonas afectadas de la isla, con especial beneficio para la gran industria platanera que en 2020 exportó 144.300 toneladas de esta fruta, minimizando así los problemas de suministro hídrico que está provocando el volcán Cumbre Vieja.