TERSA realiza la parada técnica anual de la planta de valorización energética para llevar a cabo las tareas de mantenimiento y mejora

La parada, que supone una inversión de 2 M€, se  complementará con la puesta en marcha del nuevo sistema catalítico para  la reducción de NOx. Durante este periodo de tiempo, se llevarán a cabo trabajos de carácter  preventivo y correctivo.

TERSA, compañía pública de gestión de  servicios ambientales relacionados con la economía circular y que está participada por  la AMB y el Ayuntamiento de Barcelona, ha parado la actividad de su Planta de  Valorización Energética (PVE), situada en Sant Adrià de Besòs, para realizar tareas de  mantenimiento preventivo y correctivo. El objetivo de la parada es asegurar el buen  funcionamiento de las instalaciones e introducir nuevas tecnologías para mejorar  su efectividad y eficiencia. 

La parada técnica, que TERSA realiza de forma anual y que supone una inversión  aproximada de 2 millones de euros, permite ejecutar trabajos de carácter preventivo  y correctivo que solo se pueden realizar cuando la planta no está en funcionamiento.  Entre las actuaciones que se llevarán a cabo durante este periodo, se encuentra la  revisión y reparación de material refractario y tubos de caldera, la verificación del  sistema de válvulas y de combustión, quemadores, sopletes e instalaciones de lavado  de gases, entre otros. 

Por otro lado, la compañía pondrá en marcha nuevos proyectos en la planta. Se realizará  la instalación de nuevas válvulas de arranque y seguridad que permitirán un mejor  control y ajuste de la presión a caldera. También se sustituirán los relés de protección  de transformadores e interruptores por unos de nueva generación que permiten una  completa conectividad y la obtención de datos del funcionamiento. 

Además, este año, las operaciones de mantenimiento se complementarán con una  intervención específica para la puesta en marcha del nuevo sistema catalítico para  la reducción de NOx, las obras del cual se iniciaron durante el año 2020 y que está  previsto que entre en funcionamiento durante el mes de abril.  

Esta parada de mantenimiento se dará por finalizada de forma total a principios de abril  con el arranque progresivo de las tres líneas de combustión. Todos los trabajos se  efectuarán bajo las medidas de seguridad y prevención establecidas contra la Covid-19. 

De este modo, la AMB, el Ayuntamiento de Barcelona y TERSA siguen con su  compromiso de mejora continua, revisando todos sus procesos y optimizándolos con la  implantación de las últimas tecnologías.