Un nuevo informe destaca el riesgo que supone el calentamiento global en el «Tercer Polo»

Un nuevo informe destaca el riesgo que supone el calentamiento global en el

Las montañas coronadas por hielo en el sur de Asia, que proporcionan agua potable a miles de millones de personas, se están calentando a un ritmo alarmante, según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

La región, conocida como el Tercer Polo por la enorme cantidad de hielo que contiene, se ha calentado casi el doble de la media mundial, dice una Evaluación Científica del Tercer Polo. Aunque por ahora la zona es más húmeda, los expertos temen que en las próximas décadas el retroceso de los glaciares pueda provocar escasez de agua en el sur y el este de Asia.

«Estamos viendo que algunos ríos ya han superado su nivel máximo de agua, mientras que otros lo harán en las próximas décadas», dijo Deliang Chen, uno de los autores del informe y profesor de la Universidad de Gotemburgo. «A largo plazo preocupa la escasez de agua».

El Tercer Polo abarca más de 5 millones de kilómetros cuadrados y se extiende desde el oeste de Afganistán hasta el este de China. Incluye las cordilleras de Pamir-Hindu Kush, el Himalaya, Hengduan, Tienshan y Qilian.

El Tercer Polo tiene unos 100.000 kilómetros cuadrados de glaciares y alimenta más de diez sistemas fluviales y 12.000 lagos. Se llama Tercer Polo porque es el mayor depósito de agua congelada después de los polos Norte y Sur. También se le conoce como la «torre de agua asiática», ya que proporciona agua a más de 2.000 millones de personas, el 30% de la población mundial.

El nuevo informe, elaborado por el PNUMA en colaboración con Third Pole EnvironmentPan-TPE y la Asociación Internacional de Gestión de Ecosistemas del PNUMA, concluye que en la región el permafrost se está degradando, la temporada de cultivo se está ampliando y el nivel de los lagos ha aumentado 0,14 m al año. En toda la región, las estaciones son cada vez menos estables y los fenómenos extremos, como las inundaciones, las sequías y los desprendimientos de hielo, son cada vez más frecuentes.

«El riesgo de catástrofes está aumentando», dijo Chen. «Los cambios entre años y estaciones son cada vez mayores».

La mayor parte de la población del Tercer Polo depende de la agricultura para vivir. Según el informe, el aumento de la variabilidad, las inundaciones, la sequía y las temperaturas ponen en peligro sus medios de vida.

Según Chen, «está muy claro que el calentamiento global provocado por el hombre está causando una intensificación del calor» en el Tercer Polo. El nuevo estudio del PNUMA se produce apenas unas semanas después de la publicación de un informe histórico del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), según el cual el mundo se está quedando sin tiempo para evitar una catástrofe climática mundial. Según el informe, la humanidad debe reducir en un 50% las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta de aquí a 2030 para mantener el calentamiento por debajo de 1,5ºC, lo que se considera una línea roja para la Tierra.

El informe sobre el Tercer Polo destaca los riesgos que el cambio climático provocado por el hombre podría tener sobre las especies autóctonas de la región. En ella viven más de 169 animales incluidos en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). De esos animales, 16 están en peligro crítico, 66 en peligro y 87 están marcados como vulnerables. Entre ellos están el leopardo de las nieves, el panda gigante, el antílope tibetano y la grulla de cuello negro.

«Esta es una región única», dijo Chen. «Hay que protegerla».

El PNUMA está a la vanguardia del apoyo al objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura mundial muy por debajo de los 2 °C, y aspirar a los 1,5 °C, en comparación con los niveles preindustriales. Para ello, el PNUMA ha desarrollado la Solución de los seis sectores, una hoja de ruta para reducir las emisiones en todos los sectores en línea con los compromisos del Acuerdo de París y en busca de la estabilidad climática. Los seis sectores identificados son: energía; industria; agricultura y alimentación; bosques y uso del suelo; transporte; y construcciones y ciudades.