Una aplicación colaborativa genera mapas de malos olores para ayudar a combatir episodios de contaminación odorífera

La aplicación NasApp, que se apoya en la participación ciudadana, ha sido desarrollada por la Unidad de Tecnología Química del centro tecnológico Eurecat y cuenta con más de 2.500 informadores en todo el mundo. Eurecat ha llevado a cabo una actualización de la aplicación, con un nuevo sistema de información para el ciudadano con datos de calidad de aire y de gestión de episodios de olor. El sistema NasApp se utiliza en municipios de toda España y se está utilizando para identificar problemas de contaminación odorífera de Chile, Perú y Colombia. La Unidad de Tecnología Química del centro tecnológico Eurecat muestra esta semana en la feria Expoquimia las nuevas funcionalidades de la aplicación colaborativa NasApp, que permite generar mapas de malos olores, con el objetivo de combatir y prever episodios de contaminación odorífera mediante la participación ciudadana y empresarial. 

El estand de Eurecat en Expoquimia muestra la nueva actualización del proyecto NasApp, una plataforma de datos multicapa que conecta percepciones empíricas de olores con un sistema de avisos en tiempo real de episodios no deseados en zonas habitadas.

La tecnología hace posible el seguimiento de reclamaciones y de observaciones debidas a episodios de olor. Una vez contrastadas y verificadas las observaciones del ciudadano, NasApp las transforma en información objetiva mediante la modelización de la orografía y las corrientes de viento para monitorizar y caracterizar los episodios de olores y determinar su origen con algoritmos de backtracking.

NasApp se inició el año 2011 en Tarragona y actualmente cuenta con más de 2.500 informadores en todo el mundo, los cuales mantienen su colaboración por períodos de entre 6 meses y 2 años. De acuerdo con la ingeniera ambiental del centro tecnológico Eurecat Isabel de Lucas, la ciudadanía valora “muy positivamente el proyecto, especialmente cuando ven como sus aportaciones promueven la mejora de su entorno y pueden generar resultados positivos de manera directa”.

Mediante técnicas de Big Data, la aplicación permite complementar un histórico de registros hechos por los ciudadanos con estudios de retrotrayectorias de aire y utilizar esta comparativa para determinar el origen de los episodios de olor y “confirmar o descartar la efectividad de las mejoras técnicas planteadas por los emisores para mitigar las molestias”, detalla De Lucas, MSc en Ingeniería Ambiental.

Según el doctor en Ciencias Químicas Pablo Ramos, NasApp “es tan útil para los ciudadanos como para los generadores de malos olores que necesitan un indicador fiable para conocer la magnitud y la afectación de su impacto”.

El sistema NasApp se utiliza en municipios de toda España y se está utilizando para identificar problemas de contaminación odorífera de Chile, Perú y Colombia.