Una mina de carbón polaca recupera valiosos recursos de las aguas residuales

Cada año, las minas polacas vierten casi 4 T de sal en ríos y cuencas de agua dulce como aguas residuales industriales. Estas aguas (también conocidas como salmueras) están ejerciendo una gran carga medioambiental sobre los ríos polacos.

El proyecto Zero Brine, Salmuera Cero en español, busca cambiar esta situación mediante la recuperación de agua, sales, magnesio y otros minerales para su reutilización a partir de las aguas residuales de las minas de carbón, efectivamente «cerrando el círculo» en las aguas residuales industriales de la minería del carbón.

El estándar tecnológico actual utilizado en la única planta desalinizadora a escala industrial de Polonia sirve de referencia para la solución de Zero Brine. Esta tecnología tiene resultados limitados en la recuperación de sal debido a la incapacidad de recuperar elementos adicionales presentes en la corriente de alimentación. La tecnología propuesta Zero Brine en Bolesław Śmiały tiene como objetivo reducir el consumo de energía a la mitad mientras se prueba una combinación de nanofiltración, ósmosis inversa y electrodiálisis para la recuperación y reutilización de todos los elementos del agua de alimentación, incluyendo el agua desmineralizada, la sal, el hidróxido de magnesio -comúnmente utilizado en materiales refractarios o resistentes al calor- y una solución rica en calcio que puede ser utilizada como líquido descongelante. El resto del concentrado salino puede venderse o utilizarse para la cristalización de la sal.

En funcionamiento desde julio de 2019, la planta piloto puede tratar 400 L/h de aguas residuales y está mostrando resultados prometedores que podrían señalar el interés de la industria local con 18 minas de carbón de hulla activas en funcionamiento en todo el territorio polaco. Las oportunidades de negocio de Zero Brine son replicables a otras industrias en todo el mundo. Debido a la similitud de la composición de las aguas residuales de las minas de carbón con el agua del mar, la tecnología propuesta también podría aplicarse en la industria de la desalinización.

Se han desarrollado otras tres plantas piloto a gran escala en otras industrias de proceso, incluyendo una planta de agua desmineralizada en los Países Bajos, una planta de sílice en España y una fábrica textil en Turquía, lo que proporciona el potencial para la replicación inmediata y la asimilación de los resultados del proyecto después de su finalización con éxito.