UpM afirma que las iniciativas para la acción por el clima en el Mediterráneo precisan de políticas basadas en la ciencia en COP24

0

La región mediterránea es uno de los principales focos de cambio climático en el mundo debido a, entre otros, la escasez de agua, la desertificación, la concentración de las actividades económicas y la población en las zonas costeras y la dependencia de una agricultura sensible al clima. El aumento de la temperatura por enicma de los 1.5 ° C, el límite establecido por el Acuerdo de París, ya se está excediendo, según el último Informe Especial del IPCC sobre el Calentamiento Global de 1.5 ° C (octubre de 2018).

Promover una Agenda común por el Clima en el  Mediterráneo es crucial. Se necesitan políticas urgentes para mitigar los riesgos ambientales y promover medidas de adaptación. Sin embargo, actualmente la falta de información adecuada está retrasando el proceso, en particular para las sociedades más vulnerables del sur del Mediterráneo, donde existen menos esquemas de observación sistemática y de modelización del impacto.

FCC Aqualia central, Inodoro

Consciente de este desafío, la Unión por el Mediterráneo está apoyando la elaboración de un estudio científico regional con el objetivo de aportar datos regionales y facilitar la comprensión de los riesgos que se plantean en la región. Dicho estudio está siendo realizado por la Red de Expertos Mediterráneos sobre Clima y Cambio Climático (MedECC).

Una evaluación preliminar de los riesgos asociados al cambio climático en el Mediteráneo

Los principales resultados de la evaluación preliminar de este estudio revelan que el aumento de la temperatura regional será de 2.2 ° C en 2040, posiblemente superando los 3.8 ° C en algunas regiones en 2100. El nivel del mar ha aumentado unos 3 mm por año durante las últimas décadas. Existe incertidumbre acerca del aumento medio del nivel global del mar, con un rango de proyecciones que abarca desde los 52 cm a los 190 cm de incremento previsto para 2100.

Los recursos hídricos se distribuyen de manera desigual en el Mediterráneo, y los recursos de agua dulce disminuyen tanto en calidad como en cantidad. Por otro lado, la demanda de alimentos está aumentando mientras que los rendimientos de los cultivos, el pescado y el ganado están disminuyendo. Los ecosistemas se ven cada vez más afectados por el cambio climático, el cambio en el uso de la tierra, la contaminación y la sobreexplotación.

Con recursos limitados y posibles conflictos sociales en aumento, cabe esperar migraciones humanas a gran escala. Los países del sur y el este del Mediterráneo a menudo son más vulnerables, con condiciones sanitarias que pueden deteriorarse debido a situaciones sociales y políticas.

Las infraestructuras resistentes al clima, y en particular su financiación, son fundamentales para hacer frente a los efectos adversos del cambio climático.

Otro estudio regional promovido por la UpM centrado en la financiación pública climática internacional destaca que la región sur y este del Mediterráneo ha recibido, en 2016, una cantidad anual de alrededor de 8,300 millones de dólares para abordar la financiación climática. Esto representa el 13% de la financiación mundial para la acción climática. Los principales países beneficiarios de los flujos de financiación en la región son Turquía (38%), Egipto (22%), Marruecos (12%) y Jordania (12%). Los proyectos de mitigación constituyen la mayoría de los fondos obtenidos (transporte y generación de energía).

“Si bien la acción por el clima es una necesidad para la región euromediterránea, también representa una oportunidad única para la creación de empleo, la promoción de soluciones innovadoras y la implementación de patrones de producción y consumo sostenibles”, ha destacado Jorge Borrego, Vicesecretario general de la UpM para Energía y Acción Climática. «Con un aumento estimado del 98% en la demanda de energía en los países del sur del Mediterráneo previsto para 2040, las medidas para la lucha contra el cambio climático serán fundamentales para la integración y la estabilidad de la región».

Presentación de estudios en la COP24 y otras actividades de la UpM.

La Unión por el Mediterráneo es observador de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). En el marco de la Agenda de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible 2030 y su Hoja de ruta para la acción, la UpM está intensificando acuerdos con organizaciones internacionales para reforzar la cooperación y promover una Agenda Climática Regional común. A este respecto, se firmarán dos Memorandos de Entendimiento con la Organización Meteorológica Mundial y con la Secretaría de la CMNUCC.
El Secretariado General de la UpM organizará tres eventos paralelos durante la COP24. REGISTRO AQUÍ:

  • La presentación del estudio sobre la financiación climática pública internacional tendrá lugar el 12 de diciembre en el Pabellón de Turquía (15h30).
  • La presentación de la evaluación preliminar del primer informe científico sobre el impacto del cambio climático en el Mediterráneo tendrá lugar el13 de diciembre en el Pabellón de Marruecos (10h).
  • Con el objetivo de dar voz a las  jóvenes generaciones, e involucrarlos en la agenda política global, la UpM y la Red Mediterránea de Jóvenes por el Clima organizarán un evento el 14 de diciembre en el Pabellón de la UE (14h) dedicado a mostrar destacadas iniciativas dirigidas por jóvenes para la acción climática en el Mediterráneo.
  • El Secretariado de la UpM también organizará junto con FEMISE un evento sobre las «Complejidades socioeconómicas relacionadas con el cambio climático» (12 de diciembre a las 10 h. Pabellón E – 10 Planta Baja) y otro sobre la «Involucración de los gobiernos subnacionales euromediterráneos en la lucha contra el cambio climático» (11 de diciembre a las 10. Pabellón E – 10, planta baja).