Uso de algas y microorganismos regenerativos para el control de olores en EBAR de Villaviciosa (Asturias)

En las épocas de verano, en la EBAR de Rodiles se acentuaban los problemas de malos olores producidos las aguas residuales que confluyen en la EBAR, generando quejas de la población. En este artículo describimos como las empresas Kalon Mantenimiento Industrial y ficosTerra propusieron una nueva forma de abordar el problema del mal olor mediante el uso de la tecnología `ficos´.

Antedecentes

La Estación de Bombeo de Aguas Residuales de Rodiles (EBAR) se ubica en la margen derecha de la ría y recoge las aguas residuales de los sistemas públicos de saneamiento de Villaviciosa y Tazones, y las impulsa hasta la estación depuradora.

En las épocas de verano se acentúan los problemas de malos olores producidos las aguas residuales que confluyen en la EBAR, generando quejas de la población. Para mitigar esta situación la empresa concesionaria de la gestión de aguas utilizaba un tratamiento mediante nitrato cálcico [Ca(NO3)2], sin conseguir en ocasiones, la reducción suficiente de malos olores.

Una nueva alternativa sostenible

Las empresas Kalon Mantenimiento Industrial y ficosTerra propusieron una nueva forma de abordar el problema del mal olor mediante el uso de la tecnología `ficos´. Los insumos `ficos´ combinan en un medio acuoso extractos de algas y microorganismos regeneradores -BioMOR-, formando un biococtel que nebulizado sobre la zona afectada produce la práctica eliminación de los olores en el mismo momento de la aplicación.

El principio activo se fundamenta en la digestión de las moléculas que generan los malos olores -H2S y CH4, principalmente- por una de las partesque configuran la población de los BioMOR que aporta el `ficos´.

En este caso concreto se utilizó el producto ficos4Waste, que es un bio-coctel de microbiota, que contiene entre otros,microbiota autótrofa, que son los responsables de la captura de las moléculas gaseosas
contaminantes que generan los malos olores, y los utiliza como energía, para tratar de sobrevivir como todo ser vivo.

Leer más

Artículo publicado en: FuturENVIRO #39 Abril 2017