WhiteCycle: Un consorcio europeo para reciclar los residuos de plástico

WhiteCycle: Un consorcio europeo para reciclar los residuos de plástico

Un consorcio sin precedentes que reúne a 17 organizaciones públicas y privadas europeas para establecer una economía circular

El viernes 1 de julio se puso en marcha el proyecto WhiteCycle, coordinado por Michelin, cuyo objetivo es desarrollar una economía circular para convertir los complejos residuos textiles de plástico en productos de alto valor añadido. Cofinanciado por el programa Horizonte Europa de la Comisión Europea, esta asociación europea pública y privada sin precedentes incluye a 17 organizaciones.

La ambición de WhiteCycle para 2030 es fomentar el reciclaje anual de más de 2 millones de toneladas del tercer plástico más utilizado en el mundo, el PET. Este proyecto debería permitir reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente 2 millones de toneladas y evitar el vertido o la incineración de más de 1,8 millones de toneladas de plástico cada año.

Los residuos industriales compuestos que contienen textil (PET) y otros componentes procedentes de neumáticos, mangueras y ropa multicapa al final del ciclo de vida del producto -que actualmente son difíciles de reciclar- podrían ser pronto reciclables. Ese material podría pasar a producir nuevo plástico para neumáticos, mangueras y ropa.

17 organizaciones públicas y privadas europeas combinan sus conocimientos científicos e industriales:

  • 3 socios industriales (Michelin, Mandals, Inditex);
  • 2 empresas de gestión de residuos (Synergie TLC, ESTATO);
  • 1 PYME de clasificación inteligente (Iris);
  • 1 PYME de reciclaje biológico (Carbios);
  • 1 planta de procesamiento de plástico PET (KORDSA);
  • 1 empresa de análisis del ciclo de vida de los productos (i-Point);
  • 6 universidades, organizaciones de investigación y tecnología (PPRIME, Universidad de Poitiers, DITF, IFTH, ERASME, HVL);
  • 1 agrupación empresarial (Axelera);
  • 1 empresa de gestión de proyectos (Dynergie).

El consorcio establecerá los nuevos procesos necesarios para los distintos pasos de la cadena de valor:

  • Tecnologías de clasificación que permiten aumentar considerablemente el contenido de plástico de los flujos de residuos complejos para procesarlos mejor
  • Un preproceso para el plástico recuperado, seguido de un proceso de reciclaje muy innovador (mediante una enzima) que desintegra de forma sostenible el plástico preprocesado en monómeros puros;
  • La repolimerización de los monómeros de plástico resultantes para producir un plástico nuevo;
  • Verificación de la calidad de los nuevos productos fabricados con el plástico resultante de los residuos complejos reciclados.